STILO LATINO
La 'hora loca' en Latinoamérica
Desde finales de los años 90 se denominó así a la cumbre de las celebraciones, cuando estas alcanzaba su climax
ANDREA ZAVALA - 06/08/2020
Momento cumbre de una celebración latina en la que todos los invitados gozan al son de canciones míticas. EPDA.
Momento cumbre de una celebración latina en la que todos los invitados gozan al son de canciones míticas. EPDA.
Desde finales de los años 90 y a principios de la década de los 2000, aproximadamente, en Latinoamérica empieza a tener lugar en las fiestas un fenómeno conocido como "la hora loca". Cuando una fiesta alcanzaba su clímax, todos los invitados aguardaban con ansias el momento que sería recordado posteriormente como el mejor de la noche. Y es que tras una serie de sirenas que anunciaban su llegada, seguida por el apagón de todas las luces y la repartición de accesorios como máscaras, silbatos, sombreros y un largo etcétera, todos se disponían a la pista de baile.

Se trataba del momento cumbre por varias razones, pero principalmente porque reunía a todos los invitados de la fiesta, independientemente de si sabían o no bailar, de si se conocían o no entre ellos… Además, la música que acompañaba la hora loca solía estar repleta de hits musicales que incluso quien menos supiera de música los había escuchado alguna vez. También cabe destacar que se escuchaban canciones de todo tipo de género, desde la salsa hasta el reggaetón, pasando por el rock, e incluso se incluían canciones locales o propias de la región donde se celebraba la fiesta. Por ejemplo, si se trataba de una hora loca venezolana no podían faltar los tambores, o, si, por el contrario, nos encontrábamos en Colombia, el vallenato y la cumbia eran indispensables.

Aunque el origen de esta celebración no es del todo claro, algunas teorías sostienen que pudo inspirarse en las celebraciones de año nuevo de España y otros países de Europa, en las que las personas se disfrazaban para recibir el nuevo año. Sin embargo, en la actualidad la hora loca puede estar presente en fiestas de cumpleaños, bodas, y básicamente cualquier celebración. Pero para ponerlos un poco más en contexto, a continuación, les comparto algunas canciones que siempre están invitadas a toda hora loca que se realice.

Empezando por las imprescindibles, tenemos "Asereje" de Las Ketchup y "Macarena" de Los Del Rio, canciones que incluso fueron escogidas como la canción del verano en España en el 2002 y 1996 correspondientemente. Y es que se han convertido en temas míticos que con solo escuchar las primeras estrofas sabemos identificarlos. Además, que sus icónicas coreografías han dado la vuelta al mundo. Siguiendo con otra artista española, se encuentra Melody con "El Baile del Gorila", también conocido como el himno de mi generación.

De vuelta a Latinoamérica, Argentina dice presente con canciones como "La bomba" de King África y "1 2 3" de El Simbolo. Con letras pegadizas y ritmos bailables. Otra inconfundible es "Suavemente" del portorriqueño Elvis Crespo, canción que desde su inicio hasta el final pone a todas las parejas de la fiesta a mover las caderas al son de este merengue. Y, por último, pero no menos importante, se sitúa "Y.M.C.A." de Village People, tema de esta agrupación estadounidense que fue todo un éxito a finales de la década de los 70. Tuvo tanto éxito a nivel mundial que con los años continuó sonando, pasando a ser reconocido como todo un clásico.

Efectivamente la hora loca es una de las tradiciones más divertidas que se celebran en Latinoamérica y que poco a poco se ha ido exportando a otros países. Es un momento de unión y de conexión, no solo entre distintas personas, sino entre distintas culturas. Momento en que lo único importante se resume a pasarlo bien y a dejar las preocupaciones de lado.