STILO LATINO
De Latinoamérica a España: estudiar en la universidad
¿Cuál es el proceso a seguir? Lo descubrimos a partir del testimonio de cinco venezolanas que llegaron a València
MARTA COLLADO - 01/08/2020
Visado. EPDA
Visado. EPDA


Llega la época de matriculaciones universitarias y, con ellas, más de un quebradero de cabeza: créditos, horarios, idiomas, asignaturas obligatorias y optativas, grupos y subgrupos, prácticas externas... Por si fuera poco, el alumnado de segundo de bachillerato que está a las puertas del acceso a la universidad ha tenido que terminar su formación académica a distancia. Es lo que se ha dado en llamar telestudio, palabra que la RAE aún no recoge en su seno por lo insólito de la situación que estamos viviendo. Pero puede que no sea tan insólita.

Hace solo dos años, en Venezuela, los y las estudiantes que preparaban la selectividad para incorporarse a las universidades españolas afrontaron del mismo modo sus últimos meses. En este caso, no era una pandemia mundial lo que los retenía en casa, sino la situación política del país: marchas, protestas, asesinato de estudiantes... No se podía salir. Parémonos a pensar solo un momento: si para un estudiante nacido en España, los trámites universitarios ya se hacen cuesta arriba, para el estudiantado latinoamericano que viene aquí... ¿cómo será el proceso? Un proceso no solo marcado por el envío de documentación de un país a otro, sino también por la situación que viven ambos países en cada momento y los cambios continuos que acusa la legislación educativa española. Eso mismo quise preguntar yo a mis cinco compañeras de clase venezolanas: ¿por qué y cómo vinisteis a estudiar a València?

En Venezuela, solo aquellos y aquellas que quieren venir a estudiar a España deben realizar los exámenes de selectividad tal como la conocemos aquí. Mis compañeras prepararon sus asignaturas en un propedéutico impartido por PALT o Academia Politécnica La Trinidad, en Caracas. Aunque existe la posibilidad de venir a España a prepararse, o de hacerlo libremente, en general son las academias privadas las encargadas de ello. En muchos casos, hablamos de asignaturas que directamente no se imparten en Latinoamérica, como Historia de España. La institución española encargada de enviar examinadores a Latinoamérica es la UNED o Universidad Nacional de Educación a Distancia. Y el costo del examen es de 225€. A partir de aquí, el modo de proceder es parecido al nuestro: te inscribes en la Consejería de Educación de la comunidad autónoma correspondiente y eliges, por orden de preferencia, las carreras y universidades a las que quieres acceder.

¿Qué pasa si ya estás estudiando una carrera universitaria en Latinoamérica? En este caso, existe la posibilidad de solicitar el reconocimiento de créditos extranjeros en la universidad de destino para acceder a una plaza, a veces única, de continuación de estudios extranjeros. Un procedimiento que puede ser paralelo al de la selectividad. Simultáneamente, hay que apostillar documentos, notas y diplomas en el país de origen para enviarlos a España y realizar también allí los trámites correspondientes. Una amiga me comentaba la suerte que tuvo de contar con un familiar en València, porque algunas de sus compañeras se vieron obligadas a contratar los servicios de terceras personas, a menudo caros, en las ciudades de destino.

Pero el proceso no acaba aquí. Existen diversas maneras de entrar al país, entre ellas tener la nacionalidad española, acogerse al asilo político o sacarse el visado de estudios. Con la última opción, llegan de nuevo los papeles: antecedentes penales, certificado médico, solvencia económica... Y una vez en España, visado en mano, toma de huellas en la policía para conseguir el TIE o Tarjeta de Identidad de Extranjero, en caso de una estancia de estudios superior a seis meses. Con todo, mis compañeras latinas siempre desprenden una energía positiva arrolladora. Llegaron a València por diferentes motivos, algunas solas y otras acompañadas. Todas, eso sí, con grandes historias a sus espaldas.