STILO LATINO
Iñárritu: desde México para el mundo
¿El salto a Hollywood ha sido un viaje de no retorno al México natal?
ALEJANDRO MORALA GIRÓN - 14/06/2020
Alejandro González Iñárritu. EPDA
Alejandro González Iñárritu. EPDA


Alejandro González Iñárritu (Ciudad de México, 15/08/1963) es probablemente el director latinoamericano más aclamado internacionalmente por crítica y público. Ganador de cinco Premios Óscar, Iñárritu ha representado una auténtica irrupción en el panorama hollywoodense del S.XXI. Sin embargo, ¿ha supuesto ello a lo largo de su carrera una pérdida de sus raíces latinas? ¿El salto a Hollywood ha sido un viaje de no retorno al México natal?

En el 2000, Iñárritu realizó su ópera prima: "Amores perros". Rodada en español en la Ciudad de México, el film saca a relucir las miserias de un país golpeado por la delincuencia y la corrupción, donde un trágico accidente de coche cambia la vida de un adolescente, una modelo y un errante vagabundo. Esta es su película más plenamente mexicana, cuyo éxito le permitió dar el salto a Hollywood para realizar "21 gramos" (2003). Junto a "Babel" (2006), las tres películas componen la conocida "Trilogía de la muerte", donde las vidas de diferentes personajes se ven conectadas por funestos azares del destino. En 21 gramos –ambientada en los EEUU- el personaje de Gato (Benicio del Toro) será de procedencia mexicana, y nuevamente en Babel -ambientada en Marruecos, Túnez, México y Japón- reconocemos a Amelia (Adriana Barraza), una niñera mexicana que trabaja en los EEUU. Ambos personajes representarán la estrechez de lazos fronterizos entre EEUU-México.

En 2010, Iñárritu realiza la personalísima "Biutiful", ambientada en Barcelona y protagonizada por Javier Bardem, donde la inmigración es nuevamente un telón de fondo insoslayable del film. En 2015, realizará "El renacido", ambientada en la América salvaje de 1823, y centrada en la historia de supervivencia de Hugh Glass (Leonardo DiCaprio), un explorador que trabaja junto a su hijo mestizo Hawk recolectando pieles. El mestizaje y la colonización se muestran de nuevo como paradigmas del cruce cultural y étnico que posibilitó la existencia de los actuales EEUU. Asimismo, su última obra, el cortometraje "Carne y arena" (2017), supone una sumersión virtual en la dura vida de los migrantes centroamericanos que intentan cruzar la frontera con los EEUU.

Quizá la única excepción sea "Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia" (2014), extravagante experimento que permitió a Iñárritu ganar su primer Óscar a mejor director. Planteado como un único plano secuencia, "Birdman" narra la historia de un actor de Hollywood que intenta huir de su encasillado papel de superhéroe mediante la dirección de una adaptación teatral. No obstante, podemos ver en ella la decadencia y banalidad de un Hollywood que Iñárritu pretende trascender.

Por todo ello, pese a que el cine del director mexicano es un cine esencialmente global e intercultural, donde las fronteras se diluyen para dar paso a la condición humana como tema universal, Iñárritu no ha podido nunca abandonar el México en el que creció y se formó. Un país que recorre toda su filmografía como un grito desgarrador en pugna por una mayor justicia social, como si de una emotiva carta se tratase, escrita desde México para el mundo.